The New Yorker homenajea en su portada a los repartidores. Una ilustración realizada por Pascal Campion.

Anuncios